Laura García Tuñón

“Romper con las asimetrías y subordinaciones”

La directora de Coordinación Comunitaria de la Legislatura Porteña, Laura García Tuñón, disertó en el panel de cierre del Simposio Internacional Educación Comparada en el siglo XXI realizado en México, junto al referente de la pedagogía crítica Peter MacLaren, al educador popular colombiano Marco Raúl Mejía y al especialista venezolano en políticas y educación comparada, Luis Bonilla. “Como educadores debemos crear espacios emancipatorios que rompan con todas las asimetrías y subordinaciones que nos impone el capitalismo -sean de género, de clase, étnicas, culturales-, que no solo ponen en riesgo un verdadero proceso educativo, sino también, nuestras vidas”.

El evento, organizado por el Instituto MacLaren de Pedagogía Crítica y realizado durante los días 30 y 31 de julio en Ensenada, Baja California, contó con la participación de prestigiosos pedagogos de diversos países y tuvo como objetivo realizar un análisis comparado de los distintos sistemas y propuestas educativas en el mundo. La apertura estuvo a cargo del director general del Instituto, Dr. Sergio Quiroz Miranda, reconocido educador e investigador mexicano, quien planteó la preocupante situación de la educación en México y en diversos países latinoamericanos, y la intención de que el encuentro contribuya con aportes críticos ante la situación.

“Como educadores debemos crear espacios emancipatorios que rompan con todas las asimetrías y subordinaciones que nos impone el capitalismo -sean de género, de clase, étnicas, culturales-, que no solo ponen en riesgo un verdadero proceso educativo, sino también, nuestras vidas”, sostuvo García Tuñón durante el cierre del Simposio.

Durante su intervención, analizó la situación argentina buscando articular nuestra situación y la del continente. La diversas reformas educativas, la desigualdad dentro de la escuela pública, el abandono en la escuela media, la culpabilización de los trabajadores de la educación a través de políticas de evaluación y de reformas del estatuto docente.

“Iniciativas que solo han contribuido a generar más precarización, persecución laboral, e instalar una cultura resultadista que lleva a maestros, padres, madres y estudiantes a una gran frustración. De la crisis educativa no se sale con más contenidos, ni con sanciones, control o penalización de maestros y estudiantes. Y el único punto de partida válido para enfrentarla, se sostiene en una profunda democratización del sistema donde participe toda la comunidad”, reflexionó García Tuñón.

En ese sentido intervino MacLaren, “la evaluación es un mandato del mercado global, que no ha demostrado que mejora la educación de la población. Para tener una buena educación, hay que olvidarse de las pruebas PISA. En EEUU, por ejemplo, cada año se utiliza más tiempo para prepararse para las pruebas estandarizadas y no para enseñar y aprender. Las pruebas son usadas para evaluar cuántos recursos destina el Estado en cada escuela, a mayor rendimiento más recursos. Cuando los resultados se utilizan así, las pruebas juegan un papel de negocio y no de Educación. Una reforma educativa debe favorecer a los más desprotegidos, darles más autonomía y retornarles los derechos económicos y sociales vulnerados.”

“Haciendo un análisis comparado de la educación en nuestros países, lo que tenemos en común es la tensión en la que está la educación, inmersa en la crisis emancipatoria del capitalismo y la necesidad de rescatar el trabajo inmaterial de los docentes. Hay que combatir el apagón pedagógico que sufre latinoamérica, apagón que se manifiesta en los conflictos culturales que los medios de comunicación imponen. Ante esto es indispensable repensar nuestras prácticas. No alcanza con hablar de gratuidad de la escuela, sin resolver las condiciones en las que llegan los niños/as de extrema pobreza. Sólo con métodos no se resuelve”, manifestó Bonilla, que concluyó instando a “un proyecto propio latinoamericano de educación, sin comprar los mandatos internacionales como la OCDE”.

Por su parte, el colombiano Marco Raúl Mejía propuso “convertir la Educación Popular en un eje transversal de los cambios que se están dando en los diferentes procesos de modernización para evitar entrar en una onda de cambio al servicio de la globalización capitalista. Esto significa endogenizar desde la Educación Popular y la reflexión crítica los procesos de formación de docentes, proyectos de innovación pedagógica y de tecnología que están en curso, en los más variados lugares. Recuperar una perspectiva de Educación Popular, que recupere un planteamiento de calidad desde la especificidad de los movimientos sociales para evitar una mirada tecnocrática, que ve el acto educativo exento de intereses y neutro. Y para ello, elaborar propuestas que permitan construir y elaborar, desde la transversalidad de la Educación Popular, una concepción pedagógica, una concepción curricular y una concepción de gestión escolar”.

También, durante su visita la Directora de Coordinación Comunitaria fue recibida junto al diputado de la Ciudad, Maximiliano Ferraro, por el fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc Cárdenas, actualmente Coordinador de Asuntos Internacionales de la Ciudad de México. El histórico dirigente relató los pasos que precedieron a su mandato como Jefe de Gobierno y las complicaciones económicas y políticas que surgieron. También, sobre el Trabajo que está llevando a cabo para la construcción de la primer Constitución de la Ciudad de México. En relación al duro conflicto que atraviesan los maestros mexicanos, se manifestó a favor de los docentes y considero que la reforma que impulsa el Gobierno “no es educativa, sino una reforma laboral para disciplinar a los docentes y culpabilizarlos ante la sociedad de la situación educativa”.

Como parte de la propuesta del simposio se realizaron, también, los siguientes paneles de debate: La Buena Educación, donde expusieron el Doctor en educación de la Universidad de Tampere, Finlandia, Juha Suoranta; Huang Zicheng de la Universidad de Shanghai, China y el Dr. Lisardo García Ramis del Instituto Pedagógico de La Habana, Cuba; La Educación en crisis, que contó con la participación del reconocido Peter McLaren, del investigador y profesor de la UNAM, Alberto Arnaut Salgado, y del historiador profesor e investigador mexicano, Lev Moujahid Barriga.

Deja un comentario